Cimientan un mejor futuro para familias en Cancún

El gobernador Carlos Joaquín anunció ayer que a través del programa de Vivienda Rural e Indígena, este año se entregarán 800 viviendas para igual número de familias, al ampliarse con 300 inmuebles más este año, luego de entregar los primeros 500 certificados a beneficiarios de 35 comunidades de Othón P. Blanco.

“Somos un gobierno incluyente que da respuestas concretas para reducir la brecha y disminuir la desigualdad social”, señaló el mandatario, al abundar que en 2018 se ampliará a más municipios para beneficiar a quienes lo necesitan.

“No a los amigos del gobernador ni de los funcionarios, sino a las madres solteras, la gente que tiene algún familiar con alguna discapacidad, la gente que no tiene una vivienda, la gente de la tercera edad, quienes más problemas tienen, para disminuir la desigualdad”, precisó Carlos Joaquín.

“Estas acciones que venimos a iniciar son la respuesta a un viejo problema en nuestra zona rural, que es el del acceso a opciones de vivienda”, añadió el jefe del Ejecutivo en el evento en que entregó certificados a los beneficiarios del padrón del programa. Después de décadas, el gobierno del cambio impulsa el otorgamiento de viviendas completas en las zonas rurales para transformar la vida de la gente.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Desarrollo Social e Indígena (Sedesi), dados a conocer por su titular, Julián Ricalde Magaña, el rezago de calidad en la vivienda rural a nivel estatal refleja que el 9.4% carece en lo fundamental de pisos firmes y muros y cuenta con techos endebles, focalizándose una tercera parte de estos en los municipios de Othón P. Blanco y Bacalar, con el 3.5% de las viviendas rurales en estas condiciones.

El gobernador Carlos Joaquín indicó que los escenarios de pobreza que se presentan en la zona rural, se ven reflejados en el alto porcentaje de los hogares pobres habitando viviendas en hacinamiento, con materiales deteriorados o sin servicios básicos de vivienda como agua, luz o drenaje.

Estos escenarios de desigualdad fueron provocados por gobiernos anteriores que evidenciaron su corrupción al beneficiar a un grupo de privilegiados, olvidándose de la gente. Para corregir el rumbo de Quintana Roo y disminuir la desigualdad, este programa contempla la construcción de viviendas en zonas rurales e indígenas para familias que posean un predio, pero que carecen de una casa digna, para que con más y mejores oportunidades puedan vivir mejor.

Con 69 años a cuestas, don Daniel May Balam es un habitante de la comunidad de Ucum que resultó beneficiado con su certificado de vivienda. Dijo que lleva 42 años viviendo en una casa endeble, con muchas carencias y es ahora es cuando ve cumplido un sueño. “Llevo viviendo 42 años aquí y nunca me habían apoyado como hoy… 42 años esperando y en menos de un año ya veo resultados”, expresó.

vía www.quequi.com.mx

Necesitas mas información
Recibe información sobre nuevos productos, promociones e información sobre sistemas y medidas de seguridad para tu casa o empresa
Tu mensaje ha sido enviado